miércoles, 10 de septiembre de 2014

Septiembre 11 y la contextual Amanda


   

Era el 11 de septiembre de 1973 cuando la imagen de un televisor ruso trajo hasta la sala de mi casa, para entonces yo una pequeña despreocupada, las imágenes en blanco y negro de la metralla, bombas, gases lacrimógenos, que luego devino certeza: la Moneda, había sucumbido cuando su último defensor, Salvador Allende, prefirió morir a caer en manos de los traidores, quienes hasta el día anterior compartían la mesa de Gobierno del Chile de la Unidad Popular.


  Después supe del Estadio Nacional de Santiago, convertido en campo de concentración. Allí, el júbilo de espectadores y el olor a sudor de los futbolistas se trocó en muerte, espanto, tortura. Llegó la noticia del asesinato de Víctor Jara, el inolvidable autor de Te Recuerdo Amanda, en aquel recinto no concebido para el horror, mutiladas sus manos para impedirle desgarrar las cuerdas por la Patria.
  Desde entonces, ya para siempre, el 11 de septiembre fue un día triste, de calle mojada, lluvia en el pelo, con sonrisa ancha, ni un trovador desgarbado, vestido con poncho tejido por manos indígenas y pantalón campana, para arrancarle a su guitarra la contextual melodía de Te Recuerdo Amanda.
  Muchos años después, tantos como para que mi hija Amanda, tributo personal a Víctor Jara, comprendiera o al menos trate de comprender al mundo, caen dos torres humanas, en Nueva York, allí mismo donde se planeó el asesinato de Allende y con este acto, la destrucción de su proyecto social pensado para el expoliado país minero de Suramérica.
  Consternada, cuando al parecer quedaban atrás el caudillismo y los golpes de estado, la humanidad veía caer la esperanza de una existencia más civilizada. El mismísimo Nueva York de Liza Minelli y Broadway, se llenaba de cenizas humanas y destrucción.
  Y en vez de paz, stop war o no more destrucction; llegaron las invasiones, amenazas, listas negras a la usanza de la guerra fría. ¿Amigo o enemigo? ¿Con el Imperio o contra él? ¿Petróleo? Y cualquier respuesta, afirmativa o negativa, era o es suficiente para que aterricen en lejanas o cercanas geografías –de recursos naturales, of course- divisiones helitransportadas, mercenarios de cascos azules o verdes, soldados masticadores de chicles mentolados, con olor a odio…
  Septiembre otoñal, lluvioso, gris, de hojas caídas, allá en Europa, fue escogido por los nazi-fascistas para invadir a Polonia y con este acto iniciar la II Guerra Mundial, causante de 20 millones de muertos. No bastan los 70 años transcurridos para olvidar y el en noveno mes del año se escucha una plegaria a la existencia humana.
  En un paneo a la geopolítica, el mundo continúa siendo este planeta sucio y empobrecido por la propia mano del hombre, a estas alturas más evolucionado, pero con escasa consciencia de que oxígeno, agua, petróleo… recursos al fin, constituyen, en presente y futuro, motivos de guerra, además.
  La crisis no lo es simplemente, resulta una crisis enorme del siglo XXI, supera aquella otra de allá por los 30 conocida como la depresión, y escala todos los valores: humanos y divinos, espirituales y materiales, creíbles o inverosímiles.
 Mientras tanto, Amanda, razón más que suficiente para amar la existencia, mi homenaje personal a Víctor Jara, vuelve al aula con sus compañeros de clase a estudiar Historia, cuando septiembre deja caer la hoja 11 del calendario.
 
  

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario