jueves, 14 de noviembre de 2013

Balance




  Acabo de incorporarme al trabajo. Terminé un diplomado en Administración Pública, al que confieso marché con toda mi inmensa voluntad rendida. Estaba tensa, con la cascarrabia que se me desborda en su clímax, pero al cabo, no tengo más que agradecer a quienes allí me enviaron. Me hube de “fajar” con los números, los estados financieros, el derecho administrativo, los temas de auditoría y contraloría, control interno, en fin, con un montón de asuntos que han llenado mi jolongo de conocimientos. Este fue nuestro discurso de graduación, se los dejo acá, porque es un balance de un tiempo necesario:




D I S C U R S O

  Pareciere que fue ayer 9 de septiembre, cuando muchos de nosotros llegamos escépticos a este Diplomado. Nos costaba trasladarnos hasta este casi recóndito lugar, dejar nuestras rutinas cotidianas, y por qué no, separarnos del buró y romper nexos que hasta el día antes parecían irrompibles. Pero han transcurrido dos meses exactos y ahora, en este punto, nos resulta difícil dejar atrás el grupo, los compañeros nuevos y hasta esa silla incómoda que se nos dibujó en el cuerpo en jornadas que parecían interminables.
 No somos los mismos de entonces, del comienzo, de los días primeros. Acá, además de amigos y camaradas nuevos, hemos creado relaciones de trabajo sólidas, y hasta resuelto entuertos que no habrían resultado sin la comunicación. Marchamos a cada uno de nuestros puestos de labor, con un portafolio cargado de herramientas nuevas y otras viejas, pero reparadas y puestas a punto con el uso de los conocimientos de los cuales nos hemos pertrechado.
  Por ello, y por muchas razones, seremos distintos, quizá más eficientes, austeros, resolutivos... A partir de ahora, los problemas serán más simples y menos imposibles; los planes serán mejor elaborados, los presupuestos más planificados, las cuentas cobradas y pagadas en tiempo, los estados financieros dejarán de asustarnos con sus cifras; y el control interno, lejos de  intimidarnos, pasará a ser como el ABC y la fusta diplomática que nos permitirá acostarnos cada noche sin preocupaciones e inquietudes.
  No nos queda más que agradecer por las enseñanzas, por la paciencia de los profesores y comprometernos a usar todo cuanto aprendimos en bien del desarrollo y el progreso, para que esta Isla que es nuestra Cuba, transite aguas tranquilas, moviendo el timón de la economía y la sociedad, sin torcer nunca el rumbo.

Muchas Gracias!

lunes, 19 de agosto de 2013

Con el alma en el visor






Gabriel Toledo Toledo, camarógrafo de la Televisión en Cienfuegos, ya jubilado, y un querido colega y vecino por más de 30 años, falleció. Una enfermedad respiratoria le cortó el último aliento. En su homenaje, desempolvo esta entrevista que le hiciera en 2005, sirva pues de tributo

  Corrían los primeros días del año 1976 cuando Gabriel Toledo, camarógrafo de la Televisión Cubana, acreditado en la provincia Las Villas, se aprestaba a tomar imágenes nunca vividas por él, y el equipo de prensa que lo acompañaría por casi un año en tierras angolanas. Esta vez no cubrirían la construcción de una carretera ni las labores de los macheteros en la zafra azucarera, como era común; en cambio, recogerían el testimonio de un regimiento cubano en África, específicamente en Angola, compuesto en su mayoría por veteranos de la Lucha Contra Bandidos (LCB) en las montañas cubanas, recién triunfada la Revolución.

miércoles, 7 de agosto de 2013

En Varadero encontré al Generalísimo



Varadero es un lugar conocido para los cubanos y para muchos allende los mares. El Balneario Azul destaca por sus límpidas y tranquilas aguas y por ser un lugar inigualable para vacacionar. Pero en el número 206 de la calle 18, donde Regina, hay una morada con una placa que nos retrotrae en la historia, además. Una casa perteneciente a la familia de Máximo Gómez, el patriota dominicano que se entregara por completo a la causa de Cuba y su independencia de España.
  Pasar 10 días allí resultó para mi familia un momento especial. En la sala, los vestigios de una estufa, recuerdan tiempos pasados. Hasta se me antojó escuchar en las noches el sonido de unas gastadas chancletas de madera, arrastradas por el piso por el mismo Generalísimo.
  Y allí, donde pensé no daría lecciones escolares a mis hijos, una manía que padezco, me vi metida en una clase de historia, hablando hasta de Panchito Gómez Toro y trayendo a colación combates y gestas.

jueves, 4 de julio de 2013

Andrés Cruces: vida que es obra humana



  La muerte, siempre tan absurda, viene con su manto negro y su grisura a transformar los días en plegarias. Esta mañana, una que prometía ser soleada, se nubló de repente tras la noticia de que Andrés Cruces Lozano había fallecido cuando el día recién comenzaba. Este pintor naif, incansable trabajador de la Salud, cienfueguero ilustre, amigo… ya no desandará más las calles de su querido Cienfuegos.
  Duele la mala noticia. Hace muy poco pasó por la Redacción del Periódico a planificar una expo de pintura. Subimos al local, conversamos con los periodistas, soñamos con llenar aquellas paredes desnudas con sus propios sueños de la Plástica; y más tarde “arreglamos el mundo” alrededor de una taza de café. Ahora pienso en aquella plática y resulta como si hubiese venido a despedirse.
  Andresito no estará, pero pondremos sus cuadros donde mismo él lo pensó, y es una promesa, porque a este soñador perenne deberemos rendirle el tributo que él merece, la concreción de la obra humana. Descansa en paz Andresito.

miércoles, 3 de julio de 2013

¿Regresión a la Conquista? O La soledad de América Latina



  Otra vez la vieja Europa demuestra sus ansias colonizadoras contra la “pequeña” América. Vuelve a las andadas de escudos y espadas, cuando cuatro de sus países: Francia, Portugal, Italia y España, niegan al presidente de Bolivia Evo Morales Ayma, sobrevuele sobre sus territorios. El motivo: supuestamente conducía en el avión al ciudadano norteamericano EduardSnowden, ex agente de la Inteligencia estadounidense, quien filtró secretos sobre espionaje gubernamental.
  ¿Pero es que acaso los presidentes de las naciones no gozan de inmunidad? ¿Este mundo se estará retrotrayendo a la anarquía y el irrespeto? ¿Pueden poner la vida de un presidente latinoamericano en peligro por una simple sospecha? Repaso el discurso de aceptación del premioNobel de Literatura, de Gabriel García Márquez, y confirmo que hay en él una declaración de principios de la América Latina.

jueves, 9 de mayo de 2013

Cristiano Ronaldo, una camiseta, los judíos y la derrota nazi



Cuando hace unos días un suceso futbolístico con ribetes políticos llenó los espacios noticiosos deportivos y no tantos: “Cristiano Ronaldo se negaba a intercambiar camiseta con un jugador israelí”, muchos criticaron al número 7 del Real Madrid, mientras otros aplaudían el gesto. Los críticos más acérrimos del futbolista calificaron el hecho como “una más de sus bufonadas”. Sin embargo, en el plano personal, y conste que le voy al Barça, ganó mi simpatía.

martes, 16 de abril de 2013

Venezuela duele



  Es increíble que los sueños de República Bolivariana llevados a la realidad por Hugo Chávez Frías, los quieran hacer trizas en unas pocas horas, incitados por las hordas fascistas de Capriles. Duele ver, que en pleno siglo XXI, los venezolanos estén quemando Centros Integrales de Salud, donde ellos mismos pudieron ser atendidos y donde tantas vidas se han salvado.
  Pero no son todos los venezolanos, pero sí unos cuantos, "manipulados y pagados" por Capriles, que en sus sueños de “niño rico”, pidió ser presidente y hoy le molesta no haber podido salirse con la suya. ¿No estará él “mandando” a matar desde el Norte, parapetado tras el Imperio?

miércoles, 13 de marzo de 2013

Una Fantita que defiende el verde intenso


  Con el permiso de Darilys Reyes Sánchez, periodista deportiva del CINCO y casi “dueña” de la página 7, le he robado su espacio, el que ella misma defiende cada semana, para compartir algunos apuntes sobre esta profesión, difícil y mal remunerada, pero linda, a no dudar. Y es precisamente ella, la “Fantita”, como todos la conocemos en la Redacción, por su afiliación incondicional al equipo de béisbol de Cienfuegos, el modelo para esculpir.
  Cuando por dos años consecutivos ganara el premio provincial de prensa escrita Juan David, no nos asombramos, siempre lo supimos, en ella había material; no sólo para ganar premios, lo que muchos pueden hasta considerar subjetivo, sino para dignificar el oficio.
  Alegre, entusiasta, trabajadora, dispuesta… pero sobre todo, humana y solidaria: valores que cada vez reverencian menos. Ya la vimos recaudando para un pelotero lesionado (Adir Ferrán), atenta a los cumple de sus compañeros, carismática, amiga.
  Personas como ellas son imprescindibles en la redacción de un periódico, de esas jóvenes a las que aún le revolotean mariposas en la cabeza y no cree en dificultades ni pone reparos cuando de trabajar se trata.
  Esto, ya casi es una oda a Darilys, la hija de Luisa, quien a pura voluntad y tras una máquina de coser, la apoyó siempre. Pero la Fantita merece el halago, porque en ello va también implícito un mensaje a los periodistas quienes como ella dignifican el oficio, que no cejan nunca, ni dejan de ser justos; y lo esencial: esa vocación de servicio al pueblo, que nos compromete, cada viernes, con la gente de a pie. Enhorabuena. 

miércoles, 6 de marzo de 2013

Va por ti Chávez



  Parecía que era una broma más de Chávez, cuando la consternante noticia de que padecía un cáncer nos llegó en su propia voz. Nada, ahorita nos va a contar que no es cierto, pensaba, y anunciará quizá un programa más de los tantos que ya se ponían a favor de la gente humilde de su Venezuela querida, que tuviera que ver con esta epidemia mundial para la que aún no se encuentra una cura.
  Pero el hombre alegre, fornido, militar de carrera y por ende entrenado para las situaciones extremas, no llegó a la meta de la vida en la dura carrera que contra el mal desarrolló, desde que un dolor agudo le avisara que estaba ahí, en su organismo.
  Sin embargo, los venezolanos siguieron junto a él la marcha que se había iniciado desde mucho antes, cuando el propio Chávez tomara la firme determinación de hacer de aquel país, uno digno, donde la gente tuviera acceso a los servicios básicos y la vida valiera la pena emprenderla cada mañana, donde los muchos recursos naturales y materiales fueran a parar a todas las manos y no a unas pocas.
  Todavía nos parece una broma que este hombre enorme no esté, con la camisa roja y la boina del mismo color, con el corazón también rojo, encendido por toda la América y mucho más allá, uniendo al continente expoliado y saqueado por siglos y siglos.
  Y es verdad no está, ya no escucharemos más sus encendidos discursos, colmados de himnos y canciones, sus plegarias… pero quedan sus ideas, el ejemplo, y el enorme deseo de unirnos y empujarnos a la vida en el que no cejaremos jamás, va por ti Chávez. 
  Esta foto me recuerda la Cumbre de PetroCaribe en Cienfuegos y la alegría que nos dio aquella cobertura. Hubo un momento en que alguien dijo se balaría junto a la estatua de Benny Moré, en el Prado y allí estuve, tras una reja guardavecinos en un segundo piso, por muchas horas, enfocando el sitio.

martes, 19 de febrero de 2013

Reguetón en casa de rockeros

Tengo una familia diversa, musicalmente hablando. Mi hija Amanda, 17 años, es rockera como lo fuimos su padre y yo, formados a finales de los años 70 y por los 80. Y no sé por qué uso el pasado si todavía lo somos. Recuerdo eran años duros para ese tipo de música. Desde el cliché de que escuchar la escala de FM era un problema ideológico, hasta si la música en inglés también (parece que debíamos degustar solamente rock en español). At the end, perdón, al final, logramos vencer todos los obstáculos y salir ilesos: patriotas rockeros bilingües.
  Bueno, pues le hemos dejado una muy buena herencia musical a mi primogénita. Pero con Julio César, mi hijo varón de 16 años, el asunto no ha resultado fácil, o podríamos decir que ha sido demasiado fácil: es reguetonero. Y como el nene está en plena y efervescente adolescencia, el asunto se torna álgido.
  De nada ha valido ostentar mis viejos long playing, traídos desde la antigua URSS en mi época de estudiante, cuando los canjeaba por libros y toda suerte de objetos deficitarios entonces. Así, me hice de álbumes de Queen, Led zeppeling, Def Leppard, Guns N’ Roses, U2, Kiss, Pink Floyd… que para mi son un trofeo de guerra y para él, solo “cosas viejas”.
  Se sabe todas las canciones de “moda”: “atrévete, salte del closet…”, “Descará, está en celo, desquicia”,  “Dale chupi-chupi”, hasta las que se promocionan en vídeos clandestinos, subterráneos o piratas, como los llaman en la jerga. A veces hasta responde a mi llamado en ese idioma, totalmente incomprensible para los “puros”.
  Pero yo sigo ahí, haciendo mi tarea de cambiarle el gusto por el reguetón. Esta semana lo llevé a ver un concierto de Descemer Bueno, por vez primera en Cienfuegos, diría que hasta lo disfrutó, pero en uno de los momentos de la noche, el intérprete se hizo acompañar de Baby Lores y ahí mismo llegó la euforia de mi Peke. Al final, cuando inquirí si había disfrutado la presentación me dijo: “mami, lo mejor de la noche fue Baby Lores, no lo vayas a negar”, y aunque no tengo nada en contra de su música y hasta considero tiene muy buena voz, me sentí decepcionada. ¡Qué manera de prenderse el reguetón!


lunes, 11 de febrero de 2013

Guille


  Ufff, es jueves, cierre de la edición del periódico semanal donde trabajo como editora de noticias y me acabo de enterar de que Guillermina es la correctora de guardia. Ya estoy pensando que esta será, sin dudas, una jornada larga. Porque ella es muy meticulosa en el trabajo, tanto, que agota a los editores.
  Y todo sucede jueves, los mismos sextos días en que mi hija viene de pase de su escuela y quiero estar temprano en casa para recibirla. La Guille viene hoy TERRIBLE, me cuentan al llegar a la Redacción. Que si el punto y coma está mal empleado, que ese nombre nunca lo ha visto con una zeta, el número del semanario está mal y ha salido dos veces de manera incorrecta, el apellido de ese científico está mal escrito, el hombre está en una zona de pesca a kilómetros de profundidad y ella empeñada en localizarlo y contactarlo a toda costa. A este paso no terminamos.
  La lenta, así la hemos bautizado, porque no hay cierre de edición que ella no atrase, seguro que no. Algo encuentra, ya veremos. Tiene un arte para chocar con las erratas, palabras mal divididas que terminan en ano o culo, nombres mal escritos, términos que no se emplean correctamente, errores de contenido, en fin, la Lenta se las trae, a no dudar.
  Ya son casi las 10:00 de la mañana y Guillermina no llega, ufff, Usted verá que hoy me complico. Pero ahora recuerdo que ella tenía una cita con el médico, que no se ha sentido bien, tose mucho, no tiene apetito… Ya comienzo a preocuparme. Al mediodía la noticia nos consterna, está ingresada y no vendrá en toda la semana.
  Se suceden los días, empeora… Coño, pero qué manera de extrañarla, no puede ser, ella no puede estar así de enferma, no ella… Guille no merece ese destino, la quiero aquí, no importa que se atrase la edición, vaya, estoy dispuesta hasta terminar en la noche, pero que nos acompañe con sus “podridas”, con sus arreglos de última hora…
  Pero la Guille no estará más, porque una enfermedad mala, de las peores, la mantiene en casa, pálida, sin cabellos y hoy, hoy me ha recibido con lágrimas. Coño Guille, no me hagas eso, no me llores en el hombro, si tu eres la más fuerte. ¿Cómo voy a terminar cada edición sin estar? Me desmorono, no sabía que era tan importante para mi. Y me duele, me duele profundamente verla a ella, una señora de estirpe, derramando lágrimas en mi hombro y yo tambaleándome con un kake que le llevo por su cumpleaños, porque aunque no esté, SIEMPRE la voy a extrañar.

martes, 5 de febrero de 2013

"A los 80 pienso descansar"


  Para contar la historia de La Sierrita, un asentamiento poblacional ubicado en las estribaciones del Macizo de Guamuhaya, en el Centro-sur de Cuba, hay que hablar, sin dudas, de Francisco Mejías Mora. Un mulato fornido, de facciones indiadas y de sonrisa permanente. Siempre lo he visto cojear de una de sus piernas, pero a pesar de ello no para de andar de aquí para allá. Tengo el privilegio de conocerlo desde niña y sentir admiración por él.